Ir al contenido principal

Parábola del SEMBRADOR




Aquel día, Jesús salió de la casa y se sentó a la orilla del lago.  Como mucha gente se le acercó, él se subió a una barca y se sentó, mientras que la gente se quedó en la playa. Entonces les habló por parábolas de muchas cosas. Les dijo: «El sembrador salió a sembrar. Al sembrar, una parte de las semillas cayó junto al camino, y vinieron las aves y se la comieron.  Otra parte cayó entre las piedras, donde no había mucha tierra, y pronto brotó, porque la tierra no era profunda;  pero en cuanto salió el sol, se quemó y se secó, porque no tenía raíz.  Otra parte cayó entre espinos, pero los espinos crecieron y la ahogaron.  Pero una parte cayó en buena tierra, y rindió una cosecha de cien, sesenta, y hasta treinta semillas por una. El que tenga oídos para oír, que oiga".

Comentarios